En Pizarras y Pizarrones estamos desarrollando un trabajo de campo cuyo objetivo es analizar las preferencias en lecto-escritura de nuestros lectores, así como las nuevas formas de enseñanza y aprendizaje. Les pedimos su colaboración para completar una pequeña encuesta anónima que como máximo les insumirá 10 minutos. Les agradecemos su participación ingresando en el siguiente enlace:
Cierre el 31-05-17

martes, 31 de mayo de 2011

La actividad cotidiana como objeto de estudio

Autoras/es: Stella Maris Torre
En Los patios interiores de la democracia, Norbert Lechner reflexiona sobre las causas que sustentan la consideración de la vida cotidiana como objeto teórico de la sociología.
Para favorecer la comprensión de sus hipótesis puede ayudarnos la lectura del artículo de Guillermo O´Donnell Privatización de lo público en Brasil: microescenas.
Las distintas situaciones que relata O'Donnell están referidas a la esfera de lo público y registran actos cotidianas, es decir, propios de la vida de los hombres concretos. La articulación posible entre las microescenas y los conceptos de Lechner que podemos sugerir, refieren a varias cuestiones. Es importante poder relacionar tambiën a estos dos autores con La estructura de la vida cotidiana de Agnes Heller.
(Fecha original del artículo: Septiembre 2002, revisado en Mayo 2011)

Leer más...

Privatización de lo público en Brasil: microescenas. Guillermo O'Donnell

Autoras/es: Guillermo O'Donnell(*)
En base a la descripción de situaciones cotidianas vividas en Sao Paulo, el autor va desarrollando una percepción de la incapacidad de delimitar lo público y lo privado en nuestros países y, derivado de lo anterior, la dificultad enorme de construir instituciones y elaborar reglas a través de las cuales llegar a una verdadera democracia. Un cierto estilo patrimonialista y prebendalista de hacer política penetra todas las instancias sociales, a cuyo ejemplo los intereses privilegiados «asaltan» el espacio público del Estado, privatizándolo y pulverizándolo. (**)
(Fecha original del artículo: Octubre 1988)


Primera situación

Una de esas mañanas iba desde mi casa a la Universidad de Sao Paulo, la USP. Lle­gué a la Plaza Panamericana por el carril de la izquierda. Me encontré con una si­tuación insólita en esta bendita ciudad: en tanto que en los otros carriles los autos estaban parados, en el que yo venía tenía unos 30 metros libres para continuar avanzando. Lo hice, pero un auto que estaba en el carril del centro salió hacia el iz­quierdo, por el cual yo avanzaba, súbitamente y sin hacer señal con la mano o la luz de giro. Tuve que frenar violentamente y, atrás mío, tuvieron que hacerlo, con los consiguientes chirridos y gritos de protesta, varios otros autos. Acabé con el pa­ragolpes del mío a pocos centímetros de la puerta del auto del invasor de carriles. Acostumbrado a tomarme con calma este tipo de incidente, me sorprendió la furia del invasor, quien a gritos me hizo saber que debería haber sido obvio para mí que, ya que había un espacio en el carril por el cual yo avanzaba, él iba a ocuparlo. No intenté argumentarle que en principio le correspondía mantenerse en su carril (so­bre todo porque cuando salió del mismo mí auto ya estaba muy cerca del suyo) y que, si iba a salir de su carril, debía al menos señalizar su intención. No lo hice por­que, aparte de las condiciones tan poco propicias para un diálogo fecundo en la que nos hallábamos, era ampliamente evidente que para esta persona tal argumen­to hubiera sido, lisa y llanamente, incomprensible. Para él, el asunto empezaba y terminaba en que había un espacio disponible y que por supuesto, aún a riesgo de un choque, él iba a ocuparlo y que yo, más allá de intrascendentes formalidades que reglan el tránsito, tendría que saber eso. Enseguida, el invasor logró sorpren­derme nuevamente: resulta que unos 100 metros después debía doblar... ¡a la dere­cha! De manera que, luego de haber ocupado su espacio en la extrema izquierda partió en diagonal hacia la extrema derecha, haciendo otra pequeña pero no intras­cendente contribución a esta inmensa bagunza que es el tránsito de Sao Paulo. Continué hacia la USP, pensando en el asunto de la ocupación de espacio y en la irracionalidad que, incluso para su devoto practicante, implicaba que inmediata­mente después de conquistarlo con tanto costo emocional, tuviera que doblar exac­tamente hacia el otro lado. Pero en la USP recibí otra lección, ahora altamente ra­cional, pero no menos perversa, sobre - en el fondo - el mismo tema.


Segunda situación

La USP ha tenido la buena idea de colocar, cerca de la entrada de algunos edificios, espacios reservados para que personas con dificultades físicas estacionemos nues­tros autos. Llovía. Me dije que, como ya aprendí, esto garantizaba que esos espa­cios no estuvieran libres. Así fue. Horas después, al salir, coincidí con una persona en envidiable estado atlético, que estaba subiendo a uno de los autos estacionados en aquellos espacios. No resistí la tentación de decirle que me parecía mal que, de esa forma, impidiera el uso de aquellos por parte de quienes realmente los necesi­tan. Con irreprochable lógica me respondió que, efectivamente, le parecía mal, pero que eso en nada ayudaba porque si él dejaba de hacerlo, con seguridad otros lo harían. Lo cual sin duda es verdad y, desde el punto de vista del ilustre colega o el aventajado estudiante que consigue ocupar el espacio, altamente racional ya que -en contraste con el malhumorado motorista y su ineficiente desplazamiento en diagonal -aquél minimiza eficientemente la distancia entre su auto y el edificio donde se dedica a cuestiones mucho más elevadas que las referidas a autos y esta­cionamientos. Atrás de ellas, sin embargo, está la apropiación privada de un espa­cio público sometido a reglas que, como las de manejo y, muy ostensivamente, las de estacionamiento para lisiados, pretenden crear ese espacio y someterlo a ciertas pautas universalmente válidas.

No pude dejar de preguntarme: ¿Estas microescenas tienen algo que ver con el gran tema de la privatización o colonización del aparato estatal, y con el patrimo­nialismo y el prebendalismo como modos prevalecientes de gobernar y de hacer política? ¿Dice algo que ellas también ocurran en la USP?


Tercera situación

Volví a casa rumiando estas cuestiones. Recordé entonces una situación de un par de semanas atrás, cuando unos amigos -a quienes pido disculpas por recordarlos en este contexto -nos invitaron a pasar un agradable fin de semana en una playa sobre la ruta Río-Santos. Bello lugar, playa limpia. Forma de conseguirlo: ingenio­sas y elaboradas construcciones y desvíos apoyados por hostiles cancerberos, desti­nados a impedir el acceso a los temidos farofeiros. Playa pública apropiada por un pequeño grupo de cuidadosos propietarios, amantes de una naturaleza bella y lim­pia. Igual que en la escena de la USP, el argumento que sustenta esa apropiación es tan racional como eficiente: como otras playas de la región muestran patéticamen­te, sin esos sistemas de exclusión de los «otros» suele ocurrir una tan rápida como brutal contaminación. Resultado: por un lado, es racional para los privilegiados propietarios tratar de excluir «su» playa del uso público; por el otro, los innumera­bles excluidos no van a sentir que esa es también (por pública) su playa y, por lo tanto, es mucho más improbable que adopten comportamientos menos predato­rios... lo cual a su vez refuerza la motivación de excluirlos.


Cuarta situación

Ese era, decididamente, mi día de espacios, en parte porque realmente lo era y ­por supuesto - también porque la pedagogía práctica que había recibido en la Plaza Panamericana me llevó a re -conocer otros lados del tema de la ocupación privada de espacios públicos. Mi hija había sido invitada a jugar después de la escuela a la casa de una amiguita. Fui a buscarla, anticipando unos minutos de agradable con­versación con sus padres -ella, psicóloga exitosa, él empresario medio. Con mi ha­bitual talento para perderme en Sao Paulo, descubrí con preocupación que el tra­yecto que conocía, poco antes de llegar a la casa de aquéllos, había sido interrumpi­do por esa formidable barrera de obstáculos con que el ingenio de los barrios de clase alta paulista impide el paso de vehículos. Luego de algunas vueltas llegué a la casa. Ya obsesivamente atento a nuestro tema, cometí (mea culpa) la hipocresía de comentar, con el aire más casual posible, la colocación de esos obstáculos. La respuesta fue, nuevamente, perfectamente racional: esas calles se habían vuelto su­mamente peligrosas, debido a la criminal velocidad con que algunos motoristas transitaban por ellas; por lo tanto, en una decisión cuya legalidad o ilegalidad no fue mencionada (aparentemente, porque para mis interlocutores, igual que para mis amigos de la playa, de alguna manera era irrelevante), ellos y sus vecinos habí­an decidido cerrar la calle. Igual que en la playa, en este caso los peligros provoca­dos por alocados motoristas habían sido eficientemente eliminados mediante la apropiación privada, ahora, de aquello que tal vez más tiene de público, la vida ur­bana, la calle [1].

Aunque he viajado mucho, no conozco otro país donde se haya llegado hasta este extremo -excepto para hacer las calles aún más públicas, reservándolas exclusiva­mente para peatones. Por otro lado, mis pobres conocimientos de las consecuencias de la estructura de clases brasileñas me hacen presentar como hipótesis muy tenta­tiva lo siguiente: los barrios de clase alta tienen la posibilidad de, simplemente, ce­rrar las calles (siempre que no exageren demasiado y no se pueda llegar a ellos, lo que pone un premio en los vecinos que consiguen hacerlo primero); los barrios de clase media, sobre todo aquéllos en los que han ocurrido «demasiados» accidentes, pueden recurrir a los (literales) quebra-molas que -salvo a los hijos-de-papá a los que no les importa mucho que sus autos queden destrozados por seguir andando a sus impunes velocidades -obligan al resto de los mortales a disminuir hasta casi cero la velocidad de su auto frente a esos agresivos obstáculos.

¿Consecuencias? Algunos -cerrando las calles -logran escudarse de las veloces in­cursiones de los motoristas, mortales farofeiros, que pasan por ahí. Otros, colocan­do los quebra-molas, logran chances razonables de supervivencia, al hacer que casi todos los autos disminuyan la velocidad en «sus» calles. Queda, es cierto, buena parte de la ciudad protegida de la locura veloz de tantos motoristas por el hecho de que están casi siempre embotelladas. El resto, las otras calles y casi todas ellas de noche, son el espacio que queda «libre» para ocupar, de cualquier forma que sea, todos los espacios posibles -y en las cuales si alguien, idiota certificado, se detiene frente a una luz roja tiene 49% de probabilidad de ser atropellado desde atrás por mi adversario de la Plaza Panamericana (a quien por supuesto no se le puede ocu­rrir que alguien vaya a hacer algo tan desatinado), 49% de probabilidad de ser asal­tado y un magro 2% de continuar tranquilamente su travesía.

Si, entonces, tantos espacios quedan excluidos por cierre de calles o, parcialmente, por poderosos quebra-molas o, buena parte del día, por embotellamientos, parece inevitable que el resto de ese primordial espacio público que es la calle quede abierto para otro tipo, diferente y conflictivo pero complementario, de apropiación privada: la supremacía de los que no respetan ninguna regla para dirigir sus autos. Más que los autos abollados que componen ese supremo kitsch con que Janio Qua­dros decorara Sao Paulo, las víctimas favoritas de estos bárbaros son los bípedos humanos (y diversos cuadrúpedos) que se aventuran por esos laberintos urbanos sin la coraza metálica de su propio auto. Esto, por cierto, refuerza la racionalidad, si uno tiene las conexiones «necesarias» con las autoridades «pertinentes», de se­guir cerrando calles o colocando quebra-molas. Tales apropiaciones (privadas) de la calle hacen más probable, y subjetivamente legítimo, que los otros se apropien privadamente, a su manera, de lo que resta; es decir, conduciendo sus vehículos de una manera que hace aún más entendible cerrar otras calles y colocando más que­bra-molas.

En la Plaza Panamericana vimos un caso de compulsiva apropiación del espacio que era irracional (por ineficiente, ya que pronto mi adversario debía doblar a la derecha) para el propio actor. Subiendo velozmente en la escala educacional, en la USP vimos un caso de apropiación de un espacio públicamente regulado, por moti­vos tan racionales como cínicos y autoconscientes. Probablemente el empleo y sala­rio de mi interlocutor en esa situación no lo califiquen como miembro de las clases altas, aunque su curriculum vitae y el de los otros ocupantes de esos espacios los debieran hacer los más probables candidatos a tener una avanzada conciencia cívi­ca. Pero la situación de la playa y, sobre todo, de la calle cerrada, nos condujeron hacía segmentos de muy altos ingresos y expresiones altamente ilustradas de la burguesía (burguesía media, es cierto, pues la alta -de nuevo, por subjetivamente entendible temor a ser asaltada o secuestrada -en lugar o además de cerrar calles, vive adentro del equivalente contemporáneo de las fortificaciones medievales). Allí también la misma lógica apareció: las condiciones imperantes son tales que es lógi­co que el que puede privatice los espacios públicos a su alcance. Al hacerlo no pa­recen tener sentimientos de culpa; después de todo, para tales sentimientos habría que tener alguna perspectiva cívico/republicana; es decir, que la separación entre lo público y lo privado es relevante y que, por lo tanto, incluso a costa de algunos sacrificios individuales, vale la pena mantenerla. Esa perspectiva, a pesar de la vi­sión en muchos aspectos moderna y, en los niveles macropolíticos, democrática de esas personas, no la encontré. Pero, si ellos no tienen sentimientos de culpa, la que realizan no es una apropiación triunfante y segura de los respectivos espacios pú­blicos. Es, claramente, una privatización defensiva de lo público, motivada por la percepción -certera -de que si no lo hacen, como en la USP, otros lo harán y nada habrá cambiado o, como en la playa y en la calle, que no sólo otros lo harán, sino que su comportamiento predatorio no dejará para nadie nada que valga la pena. Todo lo cual empuja para que cada uno siga haciendo lo mismo, con consecuencias perversas para todos.


Quinta situación

A esta altura de mis reflexiones comencé a reconciliarme con el invasor de la Plaza Panamericana. Dentro de la sesgada muestra constituida por ese día de espacios públicos privatizados, aquél, sin duda estaba en lo más bajo de la escala social. Al menos había reivindicado con potente agresividad su derecho a cierto espacio, aunque fuera el que sólo momentáneamente le ofrecía una coyuntura del tránsito. Probablemente una larga experiencia de exclusión había alimentado la evidente voracidad con que se lanzó a conquistar un espacio mucho más evanescente y, so­bre todo, más vicario que el de los otros «privatizadores» que encontré o recordé ese día. Pero cuando, a partir de ese razonamiento, me lanzaba a (ideológicamente) reconfortantes consideraciones, se me cruzó -perversidades de un inconsciente más reaccionario que mi super-ego -la memoria de un episodio que sugiere que esas características están repartidas, al menos en Sao Paulo, con notable ecuanimi­dad a lo largo de las diversas clases y sectores sociales.

Hace dos veranos (¿o tres?, el timing alucinante de los últimos tiempos brasileños confunde mi memoria) hubo una gran sequía en Sao Paulo. El gobierno estadual hizo una campaña pidiendo que restringiéramos el consumo de agua, avisando que si ello no ocurriera sería necesario recurrir a cortes de la misma. Claramente, una moderada restricción en el consumo de cada uno sería mejor para todos que pasar algunos días sin una gota de agua. El resultado de esa campaña fue realmen­te espectacular; ¡parece que el consumo global de agua aumentó un 5%! La conse­cuencia fue el racionamiento, con lo cual terminamos peor que si hubiéramos mo­derado el uso de agua; terminamos aún peor los que en un comienzo nos perjudi­camos ahorrando agua, debiendo después, porque otros aparentemente hicieron todo lo contrario, sufrir junto con éstos las consecuencias del racionamiento.


¿Y todo esto qué quiere decir?

Me apresuro a declarar que no estoy nada seguro qué significado tiene. Por un lado, como lectores/as avisados habrán advertido, mis experiencias, memorias y razonamientos han ido escalando hasta el punto de sugerir que Brasil enfrenta un gigantesco dilema del prisionero [2]. Este dilema parece particularmente severo si lo vemos aparecer en prácticas de actores sociales que se supone deberían hallarse en­tre los mejores candidatos para desarrollar, y para contagiar a otros, prácticas cívi­cas y republicanas de clara delimitación entre lo público y lo privado y, por lo tan­to, de obediencia y reafirmación de las reglas e instituciones que sustentan esa deli­mitación.

En este contexto vale la pena recordar otro episodio. Hace un par de años un dipu­tado estadual entró al palacio de gobierno en apoyo de un grupo de huelguistas. El gobernador Hélio Gueiros hizo expulsar con violencia a los incursores, incluso al diputado. Criticado por esto, el gobernador se despachó por TV con una bella de­fensa: cualquiera tiene el derecho de expulsar de su propia casa a alguien indesea­do -el palacio de gobierno era metaforizado como igual a la casa de cada uno. Igual que a mi airado interlocutor de la Plaza Panamericana, era evidente que al gobernador su argumento le parecía enteramente obvio. La idea que hay algunas diferencias fundamentales entre lo público y lo privado, y que hay, o sería urgente implantar, reglas que delimiten esas esferas, le era tan ajena como las reglas de tránsito a aquel motorista.

Los problemas derivados de la predominancia de un estilo patrimonialista y pre­bendalista de hacer política y de gobernar los he comentado en un trabajo reciente 3 . Su lado principal consiste, precisamente, en la incapacidad de delimitar lo público y lo privado y, a partir de eso, en la enorme dificultad de construir las instituciones y elaborar las reglas a partir de las cuales se puede construir la dimensión cívica y republicana sin la cual jamás llegaremos a un régimen democrático. La resultante es una política sin mediaciones institucionales; en su práctica convergen, al interior del aparato estatal -desde una esfera seudopública aquel estilo patrimonialista y ­desde la sociedad -el asalto de intereses privilegiados que, como los de nuestras microescenas, privatizan, pulverizándolo, el espacio público del Estado.

Tal vez lo más grave de esos comportamientos sea que, probablemente, buena par­te de ellos no sea corrupta, en el sentido de estar motivados por la intención de lo­grar beneficios materiales para los que los realizan. Acabo de sugerir el término «seudopúblico» para indicar que los actores patrimonialistas de la política brasile­ña ejercen, por cierto, el derecho de mandar y rara vez recusan las mordomias que les confieren sus posiciones gubernamentales. Pero, demasiadas veces, da la impre­sión que, como en el caso de nuestros motoristas, las reglas son olímpicamente ig­noradas, hasta el punto que si alguien las invoca esos actores reaccionan con, para ellos, justificado enojo («¿cómo no puedo hacer esto yo?») [4]; desde el presidente Sar­ney para abajo uno podría hacer un riquísimo inventario de estas reacciones. De nuevo, igual que con el motorista, dudo que sea útil tratar de convencerlos: parece tratarse de personas que no pueden concebir que sus conductas deben regularse por ciertas reglas e instituciones. Estas, en todo caso, como ya vimos en las otras micro-escenas, cuando no pueden ser prepotentemente ignoradas, son un enojoso obstáculo respecto del cual, tanto más cuanto más poder uno tiene, es siempre po­sible -y necesario -dar um jeito. Aquí viene una observación importante: frente a esto, los excluidos son, inevitablemente, farofeiros.

Por eso es que los gobernantes patrimonialistas y los intereses a los cuales facilitan colonizar el aparato estatal tienen terror de las elecciones - ese día tan especial en el que ellos pesan igual que los farofeiros de un sistema político que aquéllos querrí­an tan bien resguardado como sus playas y barrios. Es por esto mismo que esas «élites» son, si no necesariamente anti-democráticas, claramente no-democráticas. Convengamos que con tales personajes ocupando buena parte de las posiciones principales en el sistema político y en el aparato estatal, no es tarea fácil -ni proba­ble - avanzar en la construcción de un régimen democrático.

Las analogías entre las micro-escenas y las referencias que acabo de hacer a los grandes dramas de la política me parecen significativas. Pero sería por lo menos apresurado - y metodológicamente sacrílego - argumentar que micro-escenas y ma­cro-dramas se relacionan directamente o se reflejan mutuamente. Pero, como dice el refrán castellano, «yo no creo en las brujas, pero de haberlas, las hay» -entre es­tas microescenas y aquellos macro-problemas, algunas relaciones no triviales tam­bién debe haber -. Declaro mi incompetencia para establecer cuáles serían esas rela­ciones, pero afirmo enfáticamente la necesidad de no dejarlas de lado, si es que queremos entender y comenzar a resolver aquellas grandes y cruciales cuestiones.


Notas

(*) Cientista político argentino. Es director académico del He­len Kellog Institute for International Studies, Universidad de Notre Dame, EEUU. Investigador del CEBRAP, Sao Paulo. Autor de numerosas publicaciones, en dis­tintos idiomas.

(**) Esta es la primera vez que se publican en español ambos artículos, que aparecie­ron en portugués en el N° 22 de la revista del CEBRAP, Novos Estudos, p. 45 y ss.

[1] Por supuesto, la referencia obligada en relación con estos temas son las reflexiones de Roberto Da-Matta; de este autor ver, esp., A casa e a rua (Editora Brasiliense, Sao Paulo, 1985); O que faz o Bra ­sil, Brasil? (Editora Rocco, Río de Janeiro, 2º edición, 1986); y «The Quest for Citizenship in a Rela­tional Universe », en John Wirth et al., (eds.): State and Society in Brazil. Continuity and Change (Westview Press, Boulder, 1987).
[2] Sin entrar en tecnicidades, el tema del dilema del prisionero alude a una familia de situaciones donde la agregación de micro-racionalidades produce efectos perversos para el conjunto social e, incluso, menos favorables para cada actor que las que éstos hubieran conseguido siguiendo una es­trategia cooperativa. Dentro de esa «familia», una especificidad del dilema del prisionero es que un egoísta racional seguiría siéndolo aunque sepa que los demás han adoptado una estrategia coopera­tiva. En nuestro caso, este tipo de actor siguió usando tanta o más agua que antes; si los otros aho­rraban agua y por lo tanto se evitaban los cortes de la misma, aquel quedaba en el mejor de los mundos; si los otros no ahorraban, de todas formas iba a haber corte de agua, por lo que no valía la pena, hasta que eso ocurriera, dejar de usar toda el agua que quería. Los que en este tipo de situa­ción cooperamos, restringiendo el consumo de agua y de todas formas sufrimos los cortes, en la lite­ratura de teoría de juegos recibimos, merecidamente, el nombre de suckers. La extensión -más o menos rigurosa - de este tipo de situación a las otras presentadas en este texto es, espero, razonable­mente obvia. 

[3] O'Donnell, Guillermo: «Transiçoes, continuidades e alguns paradoxos», en Fábio Wanderley Reis y Guillermo O'Donnell (orgs.): Democracia no Brasil: Dilemas e Oportunidades (Ediçoes Vértices, Sao Paulo, 1988).

[4] Nuevamente remito aquí a las obras de Roberto DaMatta. Ver, además de las ya citadas, Carnavais, Malandros e Heróis (Zahar Editores, Río de Janeiro, 1979).


Referencias

*DaMatta, Roberto, A CASA E A RUA. -Sao Paulo, Brasil, Editora Brasiliense. 1985; Wirth, John -­The Quest for Citizenship in a Relational Universe.

*DaMatta, Roberto, CARNAVAIS, MALANDROS E HEROIS. -Río de Janeiro, Brasil, Zahar Edito­res. 1979;

*DaMatta, Roberto, O QUE FAZ O BRASIL, BRASIL?. -Río de Janeiro, Editora Rocco. 1986; Wan­derley-Reis, Fábio; O'Donnell, Guillermo -- Transiçoes, continuidades e alguns paradoxos.

*DaMatta, Roberto, STATE AND SOCIETY IN BRAZIL. CONTINUITY AND CHANGE. -Boulder, Westview Press. 1987;

*O'Donnell, Guillermo, DEMOCRACIA NO BRASIL: DILEMAS E OPORTUNIDADES. -Sao Paulo, Brasil, Ediçoes Vértices. 1988;


Este artículo es copia fiel del publicado en la revista Nueva Sociedad Nº 104 No­viembre- Diciembre 1989, ISSN: 0251-3552, <www.nuso.org>.

Leer más...

Actividades por el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres

Fuente: AnRed
El 28 de mayo de 1987 en San José de Costa Rica en el V Encuentro Internacional de Salud de las Mujeres se planteó la urgencia de luchar por lograr mayor participación en las políticas públicas en el área de la salud de las mujeres y así se llego declarar el 28 de Mayo como el “Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres”. El martes 31 de mayo en Buenos Aires se realizará un acto en conmemoración en la Plaza de los Dos Congresos en el marco de las actividades que viene desarrollando en el país la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Hubo y habrá además numerosas actividades en las principales ciudades del país.
(Fecha original del artículo: Mayo 2011)


Reproducimos Comunicado de Prensa:

28 de Mayo “Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres”

En el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, convocamos a las distintas actividades que se realizarán en Argentina.
El 28 de mayo de 1987 se realizaba en San José de Costa Rica el V Encuentro Internacional de Salud de las Mujeres. Durante la reunión, las integrantes de la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Reproductivos plantearon la urgencia de luchar por lograr mayor participación en las políticas públicas en el área de la salud de las mujeres. En este marco propusieron declarar el 28 de Mayo como el “Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres”.
En consonancia las organizaciones, grupos y personas comprometidas con la defensa de los derechos humanos, consideramos imprescindible que el Congreso de la Nación debata y sancione el proyecto Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, elaborado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito; presentado con la firma de 50 diputadas/os de un amplio arco político; porque esta es una deuda que la democracia tiene con las mujeres en Argentina.
La despenalización y legalización del aborto es un tema de justicia social, porque el aborto clandestino sin condiciones sanitarias pone en peligro la vida y la salud de las mujeres más pobres. El aborto clandestino condena a la muerte a cientos de mujeres por año en nuestro país y es la primera causa de Mortalidad Materna en Argentina. La criminalización del aborto no impide su práctica, como lo demuestra la realización de alrededor de medio millón de abortos por año.
Un Estado laico y democrático debe garantizar la libertad y el respeto de las creencias de todas las personas. Es su responsabilidad diseñar y ejecutar eficazmente políticas públicas que garanticen el derecho a la salud integral de las mujeres. Por ello, mujeres de todo el país nos movilizamos y nos organizamos para que se reconozcan nuestros derechos que son históricamente avasallados por estados que privilegian lógicas patriarcales que se cobran miles de vidas de mujeres por año.
ABORTO LEGAL, SEGURO Y GRATUITO: UNA DEUDA DE LA DEMOCRACIA
EN AÑO ELECTORAL, SEGUIMOS EN CAMPAÑA
EDUCACIÓN SEXUAL PARA DECIDIR, ANTICONCEPTIVOS PARA NO ABORTAR,
ABORTO LEGAL PARA NO MORIR
CAMPAÑA NACIONAL POR EL DERECHO AL ABORTO LEGAL, SEGURO Y GRATUITO

Contactos
Correo electrónico: legalizacionaborto@yahoo.com.ar
Facebook: Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito
Teléfono:
  Claudia Anzorena (Mendoza): 0261-156616491
  Cristina Ércoli (La Pampa): 02954-411536
  Estela Díaz (La Plata): 0221-5402552
  Florencia López (Bs.As.): 011-1531962575
  Marta Alanís (Cba.): 0351-155-649981
  Ruth Zurbriggen (Neuquén): 0299-154282357

 

Actividades


Ciudad Autónoma de Buenos Aires



Actividad: Festival: Aborto legal, una deuda de la democracia. Acto en conmemoración del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres. Actuarán: Actitud María Marta, Cristina Banegas, Ariel Mínimal, Gabo Ferro y Goy Karamelo.
Día: martes 31 de mayo 2011-05-22
Hora: 18hs
Lugar: Plaza de los Dos Congresos
Contacto: Silvina Molina 011-1563055643

Actividad: Conferencia “De derechos reproductivos a justicia reproductiva: una visión antropológica"
Disertante: Dra. Lynn Morgan es antropóloga feminista, Profesora de Antropología del Mount Holyoke College - Dra. Alejandra Ciriza, CONICET y Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito - Dra. Mónica Tarducci, UBA, UNSAM, CAF.
Día: 3 de junio
Hora: 18:30 horas
Lugar: Centro Cultural Ricardo Rojas. Av. Corrientes 2038



Mendoza:


Actividad: radio abierta y logo humano (logo de la Campaña hecho por quienes participen de la actividad)
Día: 28 de mayo
Hora: 16:30 horas
Lugar: Plaza Independencia-Mendoza
Información: http://abortolegal-mendoza.blogspot.com/

Actividad: Charla debate "El derecho a decidir sobre nuestros cuerpo"
Día: 26 de mayo
Hora: 18:30
Lugar: Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNCuyo)



Neuquén


Actividad: pegatinas y graffiteadas callejeras
Día: 23 al 27 de mayo
Lugar: Ciudad de Neuquén
Actividad: Caravana por el Derecho al Aborto Legal
Día: 28 de mayo
Hora: 11 horas
Lugar: Godoy y Belgrano-Neuquén
Contactos: http://www.larevuelta.com.ar/

Actividad: Juntada de firmas en Recital de Vicentico.
Día: 25 de mayo.
Hora: 17.30 a 19.30 horas
Lugar: Parque Central de la ciudad de Neuquén



Puerto Madryn


Actividad: Mural y panfleteada
Día: 25 de mayo
Lugar: Ciudad de Puerto Madryn
Actividad: Charla sobre salud de las mujeres. Disertan: Alejandra Tolosa (Abogada), Mirta Iglesias (Médica Ginecóloga), Félix Useglio (Médico Tocoginecólogo), Alfredo Belliz (Médico ginecólogo), Teresa Strella (Médica Infectóloga), Stella Maris Manzano(Médica Tocoginecóloga), Susana Zelaya (Lic. en Psicología)
Día: 02 de junio
Hora: 16 a 19.30 hs
Lugar: Centro de Salud y Adolescencia Dr. Pozzi, Puerto Madryn.



Rafaela (Santa Fe)


Actividad: Muestra Itinerante “Esta belleza ¿Me hace hermosa?” e intervenciones artísticas
Día: 28 de mayo
Lugar: Susana (Rafaela)
Información: http://espaciodemujeresrafaela.blogspot.com/



Rosario


Actividad: Radio abierta, exposición de fotos y juntada de firmas
Día: 28 de mayo
Hora: 10 horas
Lugar: Rosario
Contacto: Victoria 0341-153805493



San Miguel de Tucumán

Actividad: Panfleteada e intervenciones
Día: 28 de mayo
Hora: 11 horas
Lugar: Mendoza y Muñecas, San Miguel de Tucumán




Santa Rosa - La Pampa


Actividad: Festival artístico por la salud de las mujeres
Día: 29 de Mayo de 2011
Hora: 15 a 19 hs
Lugar: Parque Recreativo Don Tomás, Santa Rosa - La Pampa.
Contactos: Mónica Rodríguez 02954-15524314, Ivana Ferreira 02954-15447127,
Mirta Fiorucci 02954-15558212



  Córdoba


Actividad: Intervenciones públicas, artísticas y radio abierta en la plaza San Martín. Obra de teatro, “Hoy vas a ser la mujer que querés ser” (Grupo de Trabajo Comunitario Barrio SEP-Cerveceros-Obras Sanitarias) Intervención artística/urbana Abrapalabra y grupos de mujeres que trabajan con Serviproh. "Para no Silenciar" de Hilando las Sierras
DIA: viernes 27 de mayo.
HORA: A partir de las 16hs.
LUGAR: Plaza San Martín/ Auditorio Obispo Mercadillo.
DATOS DE CONTACTO: 156636267-152262055, 3543-15573229

Actividad: Taller/debate sobre “Buenas prácticas en salud sexual y reproductiva”. El taller está pensado como un espacio donde efectores/as de salud de pertenencia municipal -provincial, grupos de mujeres y organizaciones sociales puedan compartir experiencias que llevan a cabo en sus diferentes ámbitos de intervención en la promoción y defensa de los derechos de las mujeres.
DIA: viernes 27 de mayo.
Hora: 18hs
Lugar Auditorio Obispo Mercadillo (Rosario de Santa Fe 39)

Actividad: Intervenciones en los espacios públicos.
Día: 28 de Mayo
Lugar: Ciudad de Córdoba



Paraná


Actividad: Intervenciones urbanas.
Día: 05 de Junio
Hora: 15 hs
Lugar: Costanera, Paraná.



Bahía Blanca


Actividad: Concentración, reparto de volantes y pañuelos, lectura de documento sobre salud de las mujeres y aborto clandestino junto con otras organizaciones: Autoconvocatoria Mujeres, Secr.de Género CTA, y posiblemente Plenario de Trabajadoras (PO) y Pan y Rosas (PTS)
Día: viernes 27 de mayo
Hora: 18 hs.
Lugar: Plaza Rivadavia

Actividad: Programa especial sobre salud de las mujeres y aborto
Día: sábado 28 de mayo,
Lugar: FM de la Calle, programa Enredadas
Actividad: Programa especial salud de las mujeres y aborto
Día: lunes 30 de mayo,
Lugar: Radio Nacional Bahía Blanca

Leer más...

La práctica docente cotidiana de una maestra y el proceso de apropiación y construcción de su saber: un estudio etnográfico

Autoras/es: Anna María Salgueiro Caldeira 
En este trabajo se describe y analiza la práctica docente cotidiana de una maestra de una escuela pública de Enseñanza General Básica (EGB) de Barcelona con el fin de reconstruir el proceso de constitución de su saber, de buscar en esta misma práctica los saberes que la sustentan y que han sido producidos ylo apropiados por la maestra durante su trayectoria profesional. Las conclusiones apuntan a que los docentes en su quehacer cotidiano producen un saber valioso, construido sobre una práctica histórica y social. Esta prácticas y estos saberes son el resultado de un proceso de reflexión realizado colectivamente en la escuela. Finalmente, se señala el papel de las condiciones materiales e institucionales de las escuelas como elementos posibilitadores o limitadores de la práctica docente.
(Fecha original del artículo: 1993)

Leer más...

El arte como expresión de la genericidad

Autoras/es: Stella Maris Torre 
(Fecha original del artículo: Septiembre 2002) 

Agnes Heller plantea que el arte y la ciencia posibilitan el movimiento que permite el desarrollo humano específico.

Podemos, por ejemplo, leer el poema Madrid -que escribiera el poeta chileno Pablo Neruda en 1936- u observar la reproducción de una obra muy célebre perteneciente al pintor español Pablo Picasso. Se llama Guernica y fue pintada en recuerdo de la destrucción de una aldea vasca en 1937.

Leer más...

Incendio en el Borda. Pequeña crónica de otra tragedia anunciada.

La nave de los locos
El Bosco, 1503-1504
Fuentes: Telam, La Nación, Perfi, TN
Dos pacientes internados en el hospital neuropsiquiátrico José T. Borda murieron esta madrugada (31 de mayo) tras desatarse un incendio en uno de los pabellones del centro de salud, ubicado en Ramón Castillo al 300 en el barrio porteño de Barracas. En el Borda se encuentran alojados alrededor de 3500 pacientes psiquiátricos y, en las últimas semanas, había estado en el centro del debate a raíz de reclamos del cuerpo médico por falta de gas en las instalaciones del nosocomio...
(Fecha original del artículo: Mayo 2011)

Leer más...

lunes, 30 de mayo de 2011

MADRID (1936). Pablo Neruda

Autoras/es: Pablo Neruda
(Fecha original del poema: 1935–1945) 
En 1936 estalla la Guerra Civil Española. Conmovido por la guerra y el asesinato de su amigo García Lorca, Neruda se compromete con el movimiento republicano, primero en España y luego en Francia, donde comienza a escribir...

Leer más...

Guernica de Picasso. Visita virtual en 3D

Autoras/es: Pablo Picasso
(Fecha original: 1937)

Guernica
  • Museo Reina Sofía de Madrid
  • Autor: Pablo Ruiz Picasso
  • Fecha creación: 1937
  • Dimensiones: 349,3 x 776,6 cm.
  • Técnica y materiales: Óleo sobre lienzo
Siguen detalles y un excelente video!

Leer más...

LA CULPA DE TODO EN LA EDUCACIÓN

Autoras/es: Anónimo
Probablemente basado en un  Monólogo de Tato Bores escrito por Santiago Varela

Aquí está la respuesta de todos los problemas que existen en la educación. 
Quiero compartir con ustedes un diálogo imaginado por un padre que participó de una reunión que tuvo en el colegio. En la reunión surgió una polémica entre padres y docentes acerca de lo poco y mal que estudian los alumnos: ¿de quién es la culpa?

Leer más...

Lilith: la primera mujer de Adán

Autoras/es: Liliana Rueda Vásquez
(Fecha original del artículo: Febrero 2010)
Esta es la tercera versión, no científica sino bíblica, del origen de la Humanidad.
Y considera que Lilith fue la primera mujer de Adán, preexistente a Eva, caracterizada principalmente por su rebeldía, la tentación, el deseo, y hasta era considerada demoníaca y diabólica.
En la Biblia se encuentran referencias acerca de su existencia, específicamente en pasajes del libro de Génesis y en el de Isaías. Aunque se la considera la primera desaparecida de la "historia oficial" porque su nombre fue borrado del Libro Sagrado.

Leer más...

domingo, 29 de mayo de 2011

¿Qué es la ilustración? Michel Foucault

Autoras/es: Stella Maris Torre, basada en textos de M. Foucault[1] 
(Fecha original del artículo: Abril de 2006)
“Hay que considerar la ontología crítica de nosotros mismos no como una teoría, una doctrina, ni siguiera un cuerpo permanente de saber que se acumula, sino concebirla como una actitud, un ethos, una vía filosófica donde la crítica de lo que somos es a la vez análisis histórico de los límites que se nos plantean y prueba de su franqueamiento posible [...] El trabajo crítico todavía implica la fe en la Ilustración, pienso que sigue necesitando el trabajo sobre nuestros límites, es decir, una labor paciente que le dé forma a la impaciencia de la libertad”
Michel Foucault

Leer más...

Dailan Kifki (IV). María Elena Walsh

Autoras/es: María Elena Walsh
(Fecha original del artículo: 1966)

Para leer por favor haga click 
sobre cada una de las 4 imágenes siguientes

Leer más...

Paradojas... Eduardo Galeano

Eduardo Galeano abrazado a Macarena Gelman
Autoras/es: Eduardo Galeano
* Hay en el mundo tantos hambrientos como gordos. Los hambrientos comen basura en los basurales; los gordos comen basura en McDonald’s.
* Según los evangelios, Cristo nació cuando Herodes era rey. Como Herodes murió cuatro años antes de la era cristiana, Cristo nació por lo menos cuatro años antes de Cristo. 
* John Locke, el filósofo de la libertad, era accionista de la Royal Africa Company, que compraba y vendía esclavos.

Leer más...

sábado, 28 de mayo de 2011

Resultados de la Encuesta: ¿Como mejorar la calidad educativa?

Les contamos que la encuesta cerró ayer y con algo de sorpresa vemos que los votos fueron muy poquitos en relación a la cantidad de visitantes del blog...
De todas formas nos parece que el respeto a los votantes merece la publicación de los resultados, visible haciendo click en Leer más...
Y por ahí los no votantes de esta encuesta se animan para la nueva: Encuesta a docentes de Primaria/EGB. ¡Animate, no cuesta ni te vamos a vender nada! Solo estamos proponiendo que los lectores del blog seamos también escritores dispuestos a compartir ideas y experiencias...

Leer más...

Encuesta a docentes de escuelas nivel Primario/EGB

Autoras/es: Adela Terrile, Stella Maris Torre, Sivina Udut

Leer más...

viernes, 27 de mayo de 2011

Vida cotidiana en el contexto contemporáneo

Autoras/es: Stella Maris Torre
Según Agnes Heller, el mundo contemporáneo y la dinámica de la sociedad capitalista presentan a los hombres (agrego: a las mujeres también) y a los grupos condiciones talen que hacen más dificultosa su elevación por encima de su particularidad.
Por ejemplo, la nota periodística ¿Gusto o resignación? Locos por el trabajo puede plantearnos, a partir de los testimonios de los protagonistas y los comentarios de los profesionales entrevistados, reflexionar sobre la sociedad contemporánea desde el problema del desempleo y la sobrexplotación laboral en el contexto de la flexibilización y fragmentación social.
(Fecha original del artículo: Septiembre 2002)

Leer más...

jueves, 26 de mayo de 2011

El paradigma del Sujeto. Los Grandes Cambios. Kant

Autoras/es: Stella Maris Torre
Generalidades
El problema del conocimiento metafísico y la necesidad de una crítica de la razón pura
Cómo encontraron la matemática y la física el camino de la ciencia
Necesidad de un cambio de método en la metafísica. La "revolución copernicana"
Conocimiento: Juicios a priori y a posteriori
Juicios analíticos y sintéticos
La tarea de la Crítica de la razón pura
Intuiciones y conceptos
La forma de la sensibilidad: espacio y tiempo
La forma del entendimiento: los conceptos puros del entendimiento
Conocimiento y experiencia
El entendimiento como legislador de la naturaleza
La razón, facultad de lo incondicionado. Las ideas trascendentales
Imposibilidad de un criterio general y suficiente de verdad
El principio de contradicción: principio de los juicios analíticos y condición lógico-formal de toda verdad
Verdad transcendental
Verdad empírica
Verdad, error e ilusión
La Ilusión trascendental
(Fecha original del artículo: Mayo 2003)

Leer más...