En Pizarras y Pizarrones estamos desarrollando un trabajo de campo cuyo objetivo es analizar las preferencias en lecto-escritura de nuestros lectores, así como las nuevas formas de enseñanza y aprendizaje. Les pedimos su colaboración para completar una pequeña encuesta anónima que como máximo les insumirá 10 minutos. Les agradecemos su participación ingresando en el siguiente enlace:
Cierre el 31-07-17

jueves, 23 de febrero de 2017

Carta sobre la situación crítica en el CONICET y el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación

Autoras/es: Depto de Ciencias de la Educación Facultad de Filosofía y Letras - UBA
(Fecha original del artículo: Febrero 2017)
Estimados/as colegas:
Reenviamos esta carta sobre la situación crítica que afecta al CONICET y al Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. Para sumar adhesiones a la carta ingresar a: 
Se solicita difusión.
Consideraciones de la comunidad de docentes e investigadores ante la situación crítica en el CONICET y el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación
Los abajo firmantes consideramos sumamente preocupante la coyuntura actual del sistema nacional de ciencia, técnica e innovación (SNC), en particular de la piedra angular en torno a la cual pivota todo el sistema, el CONICET. A la decisión de reducir a la mitad los ingresos a la CIC en 2016 -decisión que desató un conflicto que está lejos de haberse resuelto- el Directorio del CONICET añade ahora, en ocasión del nuevo llamado a ingreso a la carrera de investigador (CIC), la estipulación de asignar la mitad de las vacantes a aquellos postulantes que se presenten inscriptos en temáticas estratégicas (TE) de acuerdo con el Plan Nacional de Ciencia Argentina Innovadora 2020 (AI2020). Por el modo en que esos temas estratégicos (TE) están formulados es extremadamente improbable que la formación de recursos humanos en investigación básica pueda canalizarse a través de ese mecanismo, quedando confinada a disputar en el tramo de las orientaciones "libres". Adicionalmente mantiene el recorte establecido el año pasado en el número de vacantes.
De este modo la investigación básica ("fundamental" o IB), que es la base de toda posible estrategia de largo plazo de fortalecimiento científico-tecnológico en el país, se ve directamente obturada de cara al futuro, en la medida en que se vuelve prácticamente imposible asegurar la formación de una masa crítica de recursos humanos en investigación básica. A modo de ejemplo: el plan AI2020 establecía un piso futuro de ingresos que rondaba los 800 para la CIC. De ese total idealmente el 80% sería para las temáticas libres propicias para la IB. Contrariamente, en el panorama actual previsto por las autoridades, se dispondrá tan solo de 450 ingresos, de los cuales la mitad serán -en el caso extremo- para IB y el resto para Temas estratégicos (TE).


La IB pasaría, en este escenario y bajo el supuesto de identificar todas las temáticas libres con la IB, de 640 plazas a 225, operando así una reducción del 64.8%. Por su parte las plazas en TE se elevarían de 160 a 225, un incremento del 40.6%, en un contexto general de achicamiento del sector. Ante esto dos consideraciones son cruciales:
En primer lugar, el ingreso a carrera en el CONICET obra como un punto de inflexión entre recursos humanos que están plenamente formados y su inserción en el tramado del SNC. La formación de recursos humanos en las últimas décadas ha estado orientada al desarrollo en IB. Por contra las determinaciones recientes en el marco de las políticas de CyT alientan la focalización excesiva de corto plazo en el marco de un achicamiento o estancamiento del sector. Estas restricciones alcanzan, incluso, el nivel inicial en la formación de recursos, ya que en el último llamado la cantidad de becas se redujo un 11.6% (se adjudicaron 2796 becas en comparación con las 3164 de la convocatoria anterior). Este conjunto de medidas tendrá por resultado impedir alcanzar al SNC los umbrales críticos que permitirían en el largo plazo alcanzar los objetivos delineados oportunamente.


En segundo lugar estas medidas cortoplacistas e insostenibles se aplican sobre una población orientada en la dirección contraria. Las consecuencias de estas inconsistencias nos acompañarán durante décadas, porque esos son los plazos requeridos para que un sistema nacional de ciencia y técnica pueda alcanzar las cotas mínimas requeridas para volverse sostenible y provechoso.


Los TE en sí mismos resultan problemáticos, ya que están definidos en el plan AI2020 sobre una base extremadamente parcial y sesgada de los ámbitos de conocimiento. El Plan propone la focalización en seis sectores: agroindustria, industria, energía, ambiente y desarrollo sustentable, desarrollo social y salud. En el desagregado se detalla una treintena de temas específicos, en la cual resulta extremadamente dificultoso dar lugar a la IB.
Adicionalmente, y teniendo en cuenta el nuevo panorama de focalización y achicamiento que enmarca las políticas hacia el SNC, los ámbitos disciplinares en su conjunto pierden autonomía para decidir los temas a investigar, cualquiera sea su perfil (básico o aplicado, estratégico o no), quedando sometidos de allí en más a estímulos, presiones y orientaciones gubernamentales de la más variada discrecionalidad.


Esta orientación estratégica colisiona con la estructura de largo plazo adoptada en el marco de las grandes áreas del CONICET, en la medida en que los sectores y los temas del AI2020 cuadran de manera muy parcial con los desarrollos de largo plazo del CONICET en materia de formación de recursos.
Cualquier vocación por incidir en este perfil debe plasmarse en políticas acordadas con los actores relevantes del sector, sostenidas en el tiempo por encima, incluso, de las urgencias y apremios gubernamentales. La saludable intención de fortalecer el horizonte de aplicación de los conocimientos generados en el marco del SNC no puede ir en detrimento de la viabilidad del sistema en el que esos conocimientos se producen. El desarrollo de áreas estratégicas es de fundamental importancia, pero debe enmarcarse en un contexto en el cual no necesariamente se estrangulen los desarrollos en IB.


En última instancia, ninguna orientación en el marco del SNC, estratégica o básica, aplicada o fundamental, es sostenible mientras se priva al mismo de los recursos humanos y financieros que permiten alcanzar los umbrales mínimos de sostenibilidad. El conflicto abierto en 2016 en torno a los ingresos a la CIC no está resuelto. No sólo resulta imperativo dar ingreso a aquellos que concursaron y obtuvieron legítimamente las recomendaciones de las instancias administrativas pertinentes, sino que las futuras convocatorias deben llamarse abandonando la aparente prioridad concedida a la focalización en torno de una base temática cada vez más restringida.


No hay conocimiento alguno que pueda generarse en el contexto de un sistema científico exánime.


La solución de esta coyuntura crítica está al alcance de la mano, por medio de los correspondientes instrumentos de administración presupuestaria.
En definitiva, creemos que otra perspectiva es necesaria para repensar el horizonte abierto por esta coyuntura crítica, de cara a la evolución y sostenibilidad de largo plazo del sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación de nuestro país.
--
Depto de Ciencias de la Educación Facultad de Filosofía y Letras - UBA
Puán 480 - 3º of. 327
4432-0606 int. 151
 
Web: educacion.filo.uba.ar
Facebook: Departamento Educación
Twitter: @educacionuba
--
Depto de Ciencias de la Educación Facultad de Filosofía y Letras - UBA
Puán 480 - 3º of. 327
4432-0606 int. 151
 
Web: educacion.filo.uba.ar
Facebook: Departamento Educación
Twitter: @educacionuba

No hay comentarios: